9 de enero de 2018

Qué es la Agenda 21: resumen y objetivos

El concepto de Programa 21 se gestó en la Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible organizada por Naciones Unidas en Río de Janeiro (Brasil) el año 1992, también conocida como Cumbre de la Tierra. Se trataba de apoyar iniciativas que construyeran un modelo de desarrollo sostenible para el siglo XXI, de ahí su nombre. 


Por qué se creó la Agenda 21

La Agenda 21 fue suscrita por 172 países miembro de Naciones Unidas. Estos países se comprometen a aplicar políticas ambientales, económicas y sociales en el ámbito local encaminadas a lograr un desarrollo sostenible. Cada región o cada localidad, por su parte, desarrolla su propia Agenda Local 21, en la que deberían participar tanto ciudadanos, como empresas y organizaciones sociales, con el objetivo de generar y consensuar un programa de políticas sostenibles.
Se podría definir la Agenda 21 como una estrategia global que se lleva a la práctica de manera local y que implica a todos los sectores de una comunidad: sociales, culturales, económicos y ambientales. Es, en definitiva, un compromiso hacia la mejora del medio ambiente y, por ende, de la calidad de vida de los habitantes de una comunidad, municipio o región.

Objetivos de la Agenda 21

En principio, la Agenda 21 debe contemplar tres aspectos: la sostenibilidad medioambiental, la justicia social y el equilibrio económico. Todas ellas dependen de la participación ciudadana. No es posible la Agenda 21 sin la participación de la ciudadanía, aunque alentada de manera efectiva por los poderes públicos y las diferentes asociaciones públicas o privadas.
Son muchos los temas que trata la Agenda 21. En cuanto a los temas y objetivos más estrictamente medioambientales son, entre otros:
  • La protección de la atmósfera
  • La planificación y la ordenación de los recursos de tierras
  • La lucha contra la deforestación
  • La lucha contra la desertificación y la sequía
  • El desarrollo sostenible de las zonas de montaña
  • El fomento de la agricultura y del desarrollo sostenible rural
  • La conservación de la diversidad biológica
  • La protección de los océanos y de los mares, así como de las zonas costeras
  • La calidad y el suministro de los recursos de agua dulce
  • La gestión racional de los productos químicos tóxicos
  • Gestión de los desechos peligrosos, sean o no radioactivos
  • Gestión de los residuos sólidos.
Como vemos, cualquier comunidad puede poner en marcha su propia Agenda 21 Local siempre que se logre la participación de las fuerzas sociales que la componen. A continuación te explicaremos la metodología de la agenda 21 local, así como sus principios básicos a la hora de implementarla en un territorio concreto.

Agenda 21 local: principios básicos 

Hay distintos procedimientos que se recomiendan a la hora de aplicar los principios básicos de la Agenda 21:
  • Compromiso político: firmar los documentos como el compromiso de Aalborg o crear una Declaración Local de Sostenibilidad que, como acto simbólico, sea un compromiso político con los objetivos.
  • Participación ciudadana: crear instrumentos para que la ciudadanía pueda participar en la elaboración y redacción de documentos.
  • Diagnóstico: de los problemas de sostenibilidad a los que se enfrenta esa comunidad en concreto.
  • Elaboración de acciones: diseñar el plan, objetivos y estrategias para mejorar los problemas diagnosticados.
  • Ejecución: de las acciones previstas en el plan anterior.
  • Evaluación: y seguimiento del plan y si los objetivos se han cumplido.
Esto, escrito así en el papel, parece que sea muy fácil. No obstante, el tiempo y la experiencia nos ha demostrado que para que se cumplan con éxito los objetivos de la Agenda 21 Locales necesario que haya:
  • Que haya un apoyo político estable.
  • Que el plan diseñado cuento con el apoyo económico necesario.
  • Que haya una participación y colaboración ciudadana activa.

Por qué el antílope saiga está en peligro de extinción

¿Habías visto antes a este extraño animal? El Saiga tatarica es un animal que tiene un aspecto muy peculiar, pues es un antílope con una nariz muy curiosa. No obstante, tener un aspecto que pueda parecernos diferente y curioso es un hecho que no lo salva de su actual situación: el riesgo inminente a extinguirse. A lo largo de las últimas décadas esta especie ha sufrido distintos peligros que han mermado su población de forma considerable, hasta el punto de ser considerado por la Lista Roja de Especies Amenazadas como un animal críticamente amenazado.
En este artículo de EcologíaVerde queremos explicarte por qué el antílope saiga está en peligro de extinción para que conozcas bien su situación, así como sus características, y ayudes a concienciar a los demás para ayudar a las especies animales y vegetales en peligro de nuestro planeta.

Características del antílope saiga

Antes de empezar a explicar los motivos de su estado de riesgo, convine conocer un poco mejor a esta especie. Por ello, a continuación detallamos una lista de las principales características del saiga:
  • Es un antílope que habita en la estepa que hay desde el este de Europa y hasta Asia central, es decir en la estepa euroasiátcia.
  • Vive en zonas con temperaturas y condiciones extremas, pudiendo llegar a más de 40ºC en época calurosa y a muy pocos grades, e incluso bajo cero, en invierno, y a tener pocas lluvias a lo largo del año.
  • Se alimentan de pastos de pequeñas hierbas y arbustos.
  • El Saiga tatarica vive actualmente en 5 países: Mongolia, Rusia, Turkmenistán, Kazajstán y Uzbekistán.
  • Se ha extinguido en 4 países: Moldavia, Ucrania, Polonia y China.
  • Miden entre 60 y 80 cm a la cruz y pesan entre 25 y 50 kg.
  • Su esperanza de vida está entre los 6 y los 10 años.
  • Solo los machos tienen cuernos, que pueden medir entre 25 y 30 cm de largo.
  • Su nariz es larga y ancha, es una especie de probóscide que recuerda a la trompa de un elefante pero corta. Se cree que de este modo los saigas consiguen filtrar el polvo y el aire, para regular su temperatura.
  • Existe una subespecie de antílope saiga que se, científicamente, se llama Saiga tatarica mongolica. Esta subespecie vive solo en el occidente de Mongolia y también está en un alto peligro de extinción, ya que se ha llegado a estimar una población de solo 750 Saiga tatarica mongolica. No obstante, esta subespecie, en los últimos años parece estar recuperándose.

El saiga, un antílope en peligro de extinción

El antílope saiga según la Red Lista de la IUCN está críticamente amenazado, que es un paso más allá del peligro de extinción, el siguiente paso es estar extinto en estado de libertad, es decir en la naturaleza, y finalmente, extinguirse del todo. Por tanto, esta especie de antílope está a poco de extinguirse completamente.
Además, la tendencia de la evolución de la población de este tipo de antílope es negativa. Es decir, cada año hay menos saigas y la población disminuye constantemente. Concretamente, estos últimos años se han registrado tan solo 18.000 saigas adultos en todo el mundo.
Además, como hemos comentado antes, ya hay algunos países en los que se ha extinguido. Por ejemplo, ya en el siglo XVIII se extinguió de los Cárpatos y en el siglo XIX del resto de Polonia y Ucrania.

Causas del peligro de extinción del saiga

Seguramente, te preguntarás cuáles son las razones por las que el saiga está en peligro, y lo cierto es que son varias las causas que están provocando esta triste situación:

Caza intensiva

Todavía hoy en día existe la caza furtiva del saiga, ya que tanto su piel como sus cuernos son bastante buscados. Uno de los motivos de este tráfico ilegal, sobre todo el de sus cuernos, se debe a su uso en la medicina tradicional china.

Pérdida de rutas de migración y hábitat

Las rutas migratorias de estos antílopes se ven afectadas por lo cambios que los humanos realizamos en el territorio, ya sea construyendo pueblos, ciudades, carreteras o edificando otros tipos de infraestructuras. Por tanto, les reducimos el territorio y les dificultamos llegar a otras áreas que siempre han habitado en ciertas épocas del año. Teniendo que quedarse en la zona que deberían abandonar en cierta época, se encuentran sin suficiente alimento y agua y con temperaturas más extremas. Así, también se encuentran que necesitan competir con otras especies por el territorio y el alimento.

Cambios en el clima

Por todos es sabido que el clima está cambiando desde hace años y cada vez lo hace más rápido. Por ello, hay épocas en las que los saigas se enfrentan a inviernos muy duros y veranos demasiado calurosos y con poca agua.

Desequilibrio entre macho y hembras

Debido a que los machos son buscados por los cazadores por sus cuernos, hay cada vez menos machos. Por ello, se ha producido un desequilibrio entre la cantidad de machos y hembras, dificultando más su reproducción.
Además, también sufren la segmentación del territorio. Es decir, debido a que cada vez hay menos y a que su hábitat cambia, hay pequeños grupos de estos antílopes que se quedan aislados de otros grupos más grandes, haciendo que sea más complicada su reproducción efectiva. Estos pequeños grupos son los que tienden a desaparecer primero.

Enfermedades

Por último, otra de las causas del grave estado de la especie Saiga tatarica es que lleva varios años sufriendo enfermedades y epidemias mortales. Concretamente, en el año 2010 sufrieron pasteurelosis y murieron unos 12.000 antílopes saiga, en el año 2011 hubo otro brote de la misma enfermedad y murieron alrededor de 500 individuos, en el año 2012 se repitió la epidemia y fallecieron otros 500 ejemplares y, por último y la epidemia más grave, en el año 2015 murieron más de 130.000 saigas, de nuevo debido a la bacteria Pasteurella, pero esta última vez se sospecha que también a otras.

Qué hacer para evitar la extinción del saiga


Muchas son las personas que se preguntan cómo evitar la extinción de especies, pero lo cierto es que aunque podemos poner todo de nuestra parte para remediar los factores relacionados con nosotros, hay otros factores que no podemos controlar. No obstante, conocer qué podemos hacer para evitar la extinción del saiga es importante para poder aportar nuestra pequeña parte de forma personal:
  • Evitar contaminar el medio ambiente: usar menos energías contaminantes, por ejemplo no usando coche propio y usando más el transporte público o transportes ecológicos, reciclar todo lo que podamos, etcétera.
  • Ayudar a combatir la caza furtiva: de forma personal podemos, por un lado, evitar comprar productos relacionados con esta, denunciar cualquier caso que conozcamos ante la ley y aportar donaciones económicas y, en algunos casos, de material a las organizaciones que se encargan de la lucha contra este problema global.
  • Ayudar a la investigación científica: si aportamos nuestra parte, ya sea estudiando y ejerciendo o bien aportando dinero para investigaciones y asociaciones de conservación. Así, podemos conseguir que mejore el estado de salud de esta especie y que mejoren sus posibilidades de reproducción con éxito.

2 de enero de 2018

El precio ambiental del oro peruano

Los mineros de oro llevan décadas devastando la selva amazónica peruana de Madre de Dios en busca del preciado metal. Ahora, un estudio ha revelado que la minería ilegal está experimentando un fuerte auge a pesar de los esfuerzos del Gobierno del país para detenerla, lo que está causando graves perjuicios al ecosistema.
En 2012, el Gobierno peruano anunció una serie de medidas para proteger de los mineros la selva Madre de Dios, considerada la capital de la biodiversidad del país. Las autoridades efectuaron batidas, desmantelaron campos clandestinos y regularon el tráfico de combustible y suministros. A pesar de ello, en los últimos cuatro años el área total explotada ha aumentado cerca de un 40 por ciento, casi 70.000 hectáreas. De acuerdo con los análisis más exhaustivos efectuados hasta ahora, la práctica —posiblemente facilitada por un escaso control sobre la región y un mejor acceso por carretera— se amplió a al menos una de las dos reservas nacionales de la selva, espacios protegidos donde la minería está prohibida.
La extracción del oro de las rocas puede contaminar el entorno con facilidad. Las actividades mineras ilegales emplean a menudo mercurio líquido, un producto muy tóxico que puede infiltrarse en el suelo y liberarse en forma de vapores nocivos. Pero las consecuencias van más allá de las del proceso de extracción: los mineros suelen deforestar miles de hectáreas con maquinaria pesada, lo que arruina el entorno.
«Se pueden ver dragadoras retirando limo del río y se pueden oír sus motores», comenta Raúl Tupayachi, biólogo peruano del Instituto Carnegie para la Ciencia y coautor del estudio. «Esperábamos que nuestros datos mostraran un descenso en la velocidad de deforestación tras las acciones del Gobierno», afirma. «Pero hemos visto que, a la larga, no han tenido gran repercusión.»
Tras analizar imágenes por satélite tomadas entre 1999 y 2016, el estudio, que fue publicado en agosto en Environmental Research Letters, halló un declive inicial en la deforestación tras la acción emprendida por el Gobierno en 2012. En 2013, sin embargo, se aceleró la pérdida de área forestal. En los años siguientes aparecieron nuevas minas que invadieron áreas protegidas, como la Reserva Nacional Tambopata, hogar de los pueblos indígenas ese’ejja, quechua y aymara, así como de coloridos guacamayos, nutrias gigantes y jaguares. Hacia 2016, las operaciones mineras habían devastado al menos 520 hectáreas de los bosques de la reserva.
William Llactayo, ingeniero geográfico del Ministerio del Ambiente peruano, que no participó en el trabajo, apunta que el estudio llega en un momento crítico, ya que, de continuar la minería, «muchas de esas áreas quedarán degradadas [irreversiblemente] en los próximos años».
En julio de 2015, Perú eliminó decenas de campamentos destinados a la minería ilegal de oro en La Pampa, en Madre de Dios, donde se han destruido cientos de miles de hectáreas de selva tropical. [SEBASTIAN CASTANEDA, GETTY IMAGES]

Rodríguez Mega, Emiliano

1 de enero de 2018

Estació Ciutat: La Clínica de Salut Ambiental al Districte de Sant Martí de Barcelona

L’Estació Ciutat parteix de la proposta de l’enginyera i artista Natalie Jeremijenko i esdevé seu de la Clínica de Salut Ambiental a l’espai públic de la ciutat de Barcelona. Amb base al Passatge Trullàs (Districte de Sant Martí), l’Estació consisteix en una sèrie d’infraestructures per la realització d’accions participatives en les que la ciutadania contribueix activament a la millora de la salut ambiental.

L’activitat s’articula través d’una sèrie de receptes relacionades, entre altres, amb la millora de la qualitat del sòl i l’aire o l’increment del verd i la biodiversitat. Posant l’èmfasi en la recerca col·lectiva i la participació pública pròpies de la ciència ciutadana, l’Estació compta amb el compromís de la comunitat científica i entitats i associacions locals. L’Oficina de Ciència Ciutadana del Institut de Cultura de Barcelona també contribueix al projecte, destacant l’Escola Internacional de Ciència Ciutadana, on investigadors de tot el món s’afegiran a aquest esforç col·lectiu.
Imatge de l'activitat: Estació Ciutat

Després de la fi del món: Una exposició sobre el present i el futur de la crisi climàtica

L'exposició «Després de la fi del món» aborda un dels reptes més complexos de la història de la humanitat: la crisi climàtica. El projecte presenta vuit instal·lacions immersives ideades per destacats creadors contemporanis.





Una més que interesant i recomanada exposició per reflexionar sobre la nostra influència i responsabilitat sobre el tema del canvi climàtic,


Jo l'he pogut gaudir i val la pena anar amb calma i anar fixant-se en els diferents mòduls que apareixen de la ma de diferents artistes contemporanis, que amb un llenguatge visual et facilitan la reflexió. Molt interesant i vol ùtil.



Us la recomano